Gran Poder Gran Poder Gran Poder
Hermandad del Gran Poder

NTRA. SRA. DEL CARMEN
Boletín Julio 2017



SALUDA DEL DIRECTOR ESPIRITUAL


Salve, estrella de los mares…



En la Edad Media se alababa a la Virgen como ‘Estrella del Mar’, ya que los marineros dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con la Virgen María quien, como estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo. Con la invasión de los sarracenos, los Carmelitas tuvieron que abandonar el Monte Carmelo. Una antigua leyenda afirma que antes de partir, se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina, prometiendo ser para ellos su Estrella del Mar.

En el siglo XVIII, cuando ya era muy popular la fiesta de la Virgen del Carmen en España, el almirante mallorquín Antonio Barceló Pont de la Terra (1716-1797), impulsó su celebración entre la marinería que él dirigía. Fue a partir de entonces cuando la marina española fue sustituyendo el patrocinio de San Telmo, por el de la Virgen del Carmen. Desde entonces, son muchas las localidades, principalmente pesqueras, que celebran grandes procesiones marítimas con motivo de las Fiestas del Carmen. Se trata de trasladar a la Virgen desde la Iglesia hasta el puerto, donde es desembarcada para recorrer la costa, bajo la protección de los marineros y en honor de multitudes. Todas las profesiones suelen tener un patrón o patrona cuya festividad celebran en algún día determinado. Los marineros festejan a nuestra Señora la Virgen del Carmen, y lo hacen con un fervor especial, tal vez por las características propias de su trabajo, sometido en muchas ocasiones a situaciones extremas de la mar. Pero, ¿quién es la Virgen del Carmen, y porqué los marineros le profesan tanta devoción? En el siglo XVII, el Papa Pablo V fijó el 16 de julio como la fecha para la festividad de Nuestra Señora la Virgen del Carmen. En España, las fiestas de la Virgen del Carmen ya eran muy populares entre los marineros con anterioridad al siglo XVIII.

La patrona, es para los marineros de pesca la más hermosas de las vírgenes, y probablemente la más venerada. Cuando llega el día, los marineros engalanan sus embarcaciones con flores, cintas y banderas de señales, y tras llevar en procesión a la Virgen por las calles, la embarcan y conducen unas cuantas millas en el mar, para que bendiga las aguas, que es donde ejercen su trabajo y dejan su vida, todo ello en un ambiente de gran emoción, rodeada de numerosas embarcaciones de todo tipo,

igualmente engalanadas, que no dejan de hacer sonar bocinas y sirenas, en una manifestación de orgullo y alegría. En los actos religiosos se desborda también mucha emoción y sentimiento hacia la Virgen del Carmen. Es el día en que muchas personas le hacen ofrendas, y le piden protección para los familiares que se encuentran ausentes en la mar, para que regresen sin novedad. También es tiempo de orar por aquellos que desaparecieron o que no regresaron con vida. Todos estos actos suelen cerrarse cantando el coro la Salve marinera, acompañado por todos los presentes. Se trata de una composición muy emotiva, cuyo texto evoca la pureza y hermosura de la Virgen, y el símbolo de unión de todos los marinos. Así es la fe de Coria, de su Madre Marinera, de nuestra Virgen del Carmen y su devoción de siglos. Dice así:

Salve, estrella de los mares,
de los mares iris de eterna ventura
salve, oh fénix de hermosura
madre del Divino Amor.
De tu pueblo, a los pesares
tu clemencia de consuelo
fervoroso, llegue al cielo,
y hasta Ti, hasta Ti nuestro clamor.



Salve, Salve, estrella de los mares
Salve, estrella de los mares
Sí, fervoroso llegue al cielo
y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.
Salve, salve, Estrella de los mares
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve.





D. Antonio Santos Moreno Pbro.
Párroco de la Estrella