Gran Poder Gran Poder Gran Poder
Hermandad del Gran Poder

Boletín Cuaresma 2018



SALUDA DEL DIRECTOR ESPIRITUAL


En mi debilidad te manifiestas con tu Gran Poder.



Llega la cuaresma y también el tiempo de prepararnos interiormente, para celebrar los grandes misterios de nuestra fe. Existen momentos en nuestra vida que nos llenan de confusión, que son tan complejos, tan difíciles, que ni siquiera sabemos como orar o que pedir. Pero aún en estos momentos Dios tiene una buena noticia para ti, y es que cuando tu no sabes que decir, cuando no sabes como clamar, cuando no sabes que pedir, allí esta el Espíritu Santo intercediendo por ti con gemidos indecibles. El nos ayuda en nuestra debilidad, sabe lo que necesitamos y pide por nosotros. Así que si estas en una situación de debilidad en la que no sabes que pedir, no pidas nada, dile al Espíritu santo que lo haga por ti, que interceda por ti, el pedirá lo mejor y verás como todo comenzará a verse más claro. Así se manifiesta el Gran Poder de Dios.

Jesucristo también intercede por nosotros:

Si en la prueba, en la tentación, en la debilidad, te sientes solo, recuerda que además de la ayuda del Espíritu Santo, también encontramos la ayuda Jesucristo. Aún si has pecado y te sientes lejos de Dios, Jesucristo te extiende los brazos, reofrece tu perdón e intercede por ti ante el Padre. Jesús no vino para condenar sino para salvar y es lo que hace todos los días con los corazones arrepentidos, dispuestos a cambiar. Así que en cualquier momento puedes correr a sus brazos y experimentar su amor sin igual. Así se manifiesta el Gran Poder de Dio.

En la debilidad el poder de Dios se perfecciona

En nuestra debilidad el poder de Dios se perfecciona. Es allí donde su poder se manifiesta. Allí donde creíamos que todo estaba perdido y que toda esperanza había muerto aparece el con su poder, su Gloria y su majestad para darnos su amor, su salvación y su bienestar. En la debilidad podemos sentirnos más fuertes porque dejamos de hacer las cosas en nuestras fuerzas y comenzamos a hacer las cosas con su fuerza, con el poder de Dios, con la fe. El Señor utiliza nuestra debilidad para mostrarse al mundo, para mostrar que a través de personas imperfectas puede mostrar su perfección. Así se manifiesta el Gran Poder de Dios.

Con Cristo en mi vida, cuando soy débil entonces soy fuerte:

Cuando superamos una prueba, nos damos cuenta de cuanta fortaleza Dios nos ha entregado. El Señor ha hecho de tartamudos, grandes oradores, de personas temerosas, hombres y mujeres valientes que predican con denuedo su palabra, de personas enfermas, personas que hoy testifican de su sanidad y oran por otros enfermos, de personas solitarias, grandes familias, de tímidos grandes lideres, de asesinos, borrachos, adúlteros, drogadictos personas rendidas a sus pies, arrepentidas, que han comenzado una nueva vida de bendición para muchos otros. Y hoy Dios te pregunta: “¿Cuál es tu debilidad? Entrégamela y yo mostraré mi poder a través de ella. Tu debilidad es mi oportunidad para mostrar mi poder en tu vida y en los tuyos. Nada es imposible para mi.” Así se manifiesta en Coria el Gran Poder de Dios. Acompañémoslo en sus cultos, viacrucis, procesión y en esos Cristos vivos que aunque débiles, nos muestran la grandeza de Dios.

D. Antonio Santos Moreno Pbro.
Párroco de la Estrella